PORTADA
CONTACTO | AUTORA | BLOG DEL BLOG | ESTADÍSTICAS| LOGOS Y BANNERS
Google

viernes, 29 de septiembre de 2006

Cuando los malos periodistas ayudan a la mala ciencia a ejercer una medicina todavía peor

Eng


El trabajo del periodista científico es ya de por sí difícil: explicar de forma sencilla determinadas investigaciones a sus lectores; o convencerles de situaciones polémicas como la necesidad de hacer ensayos clínicos rigurosos para poder evaluar un nuevo tratamiento, no son tareas que cualquiera pueda realizar. Así que imaginemos la frustración que debieron sentir algunos de estos periodistas serios de la redacción del The Philadelphia Inquirer cuando leyeron en las páginas de su propio periódico un supuesto remedio contra el hipo que no ha sido ensayado, y que dice funcionar mediante un dudoso mecanismo etiquetado de "científico".

Se trata de una taza bimetálica, que supuestamente genera una corriente eléctrica que estimula el nervio vago, y que dicho sea de paso, ha sido aprobada por la FDA. Ahí es nada.

El artículo, firmado por Walter F. Naedele, aparenta una inocencia que muchos redactores científicos superaron hace tiempo. La historia recoge las declaraciones del inventor del remedio, en los que da una explicación bastante absurda del supuesto mecanismo de acción de la taza. Asegura que la débil corriente eléctrica pasaría de un metal a otro, estimularía el nervio vago, cuando se traga el contenido de la taza. ¿Vuelve el agua imantada?


Los argumentos de siempre:

"Para la medicina tradicional la única solucion pasa por cortarte en una operación o drogarte. Este producto es el primer tratamiento contra el hipo que no utiliza cirugía o narcóticos."

"No damos razones médicas o científicas de su funcionamiento, pero nuestra experiencia nos dice que este sistema funciona".
Por qué escribiría Naedeele esta historia y por qué un periódico serio ha permitido su publicación... Algunas pistas: el artículo da la marca, el precio y la página del distribuidor, que está llena de testimonios al más puro estilo TeleTienda, pero donde los estudios científicos brillan por su ausencia. Ah, y además el inventor es un tipo de Doylestown, del estado. Será que habrá que apoyar a la ciencia local...

:: El artículo ::

4 comentarios:

meneame.net dijo...

¿Qué encontramos cuando se unen los inventos pseudocientíficos para la salud y la poca ética de algunos periodistas "serios"? La historia de la taza que cura el hipo. Relacionadas: http://meneame.net/story/juez-eeuu-castiga-pulsera-magnetica-espanola ; http://meneame.net/story/telediario-contiene-promedio-maximo-2-3-minutos-informacion

Shora dijo...

Joer, qué estafador más despreciable y mentiroso.

Además, el tio va más perdido que un pulpo en un garaje. El hipo se produce por una irritación del nervio frénico (que inerva al diafragma) y no por el vago. Y hay una gran cantidad de tratamientos caseros y de fármacos para tratar el hipo.

Shora dijo...

Eso sin contar que el agua no se puede "magnetizar"...

Azuara dijo...

Eso nos pasa Shora por entusiasmarnos al ver un titular que contiene la palabra "científico"... que nos encontramos sorpresas como ésta.

Y sinceramente, estas cosas todavía me sientan peor cuando los artículos están dirigidos al público en general (sea un periódico normal o de divulgación científica), porque hay menos posibilidades de que alguien se dé cuenta de las barbaridades - como ha ocurrido ya - o del timo, como en este caso.

Pensándolo un poco, creo que en esto los blogs podemos hacer bastante, al menos facilitan un poco el debate y la crítica...

Ahora que lo pienso, me parece que voy a intentar cazar magufos más a menudo. Ha tenido éxito ;)

Comentar