PORTADA
CONTACTO | AUTORA | BLOG DEL BLOG | ESTADÍSTICAS| LOGOS Y BANNERS
Google

miércoles, 4 de abril de 2007

Consiguen producir sangre del grupo universal

Eng

Las carencias de sangre del grupo 0 podrían solucionarse gracias a un nuevo hallazgo científico. Investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) han desarrollado una forma de convertir los grupos A, B y AB en el grupo 0. ::BBC::
Para entender el alcance de esta técnica vamos a repasar brevemente qué son los grupos sanguíneos, y cómo funcionan. Los grupos sanguíneos son una forma de clasificar la sangre humana según los antígenos que tienen sus glóbulos rojos. Un antígeno es cualquier cosa susceptible de ser reconocida por el sistema inmunitario (SI), nuestras defensas. Se podría decir que nuestro SI se da cuenta de que algo raro ha entrado gracias a que tiene una base de datos de todo lo que nos compone. Así reconoce los antígenos extranjeros (en el mejor de los casos, claro) y puede atacarlos con anticuerpos.

El SI de una persona cuyos glóbulos rojos son del grupo A (tienen antígenos A) atacará la sangre que tenga antígenos “raros”, es decir, del grupo B con anticuerpos anti-B. La sangre del grupo O (cero "o", como la letra) no tiene estos antígenos, y por eso sólo puede recibir sangre de este mismo grupo. Por el contrario, no provocará una reacción cuando sea transfundida en alguien de cualquier otro grupo, son los donantes universales.

Clasificar bien la sangre donada según el sistema ABO es fundamental para asegurar la seguridad de las transfusiones sanguíneas.

Desde hace ya 25 años, numerosos grupos de investigadores en todo el mundo se propusieron “convertir” la sangre de un grupo sanguíneo a otro. La idea era sencilla: encontrar enzimas que eliminaran estos antígenos de la superficie de las células, de forma que la sangre no desencadenara una reacción inmunitaria. Las enzimas son proteínas con una función concreta (cortar, pegar, transformar) sobre una diana específica, en este caso: enzimas capaces de cortar estas glicoproteínas.

Ahora, después de haber buscado en 2.500 hongos y bacterias, estos investigadores han descubierto dos bacterias - Elizabethkingia meningosepticum y Bacterioides fragilis - que contienen enzimas potencialmente útiles, para eliminar tanto los antígenos A como los B a pH neutro y temperatura ambiente.
Este nuevo método podría solventar la falta de sangre además de suponer la realización de transfusiones de sangre más seguras.
Según los autores el siguiente paso será el desarrollo de ensayos clínicos para determinar si la sangre universal producida por este método es segura y eficaz y si, por tanto, se puede emplear en transfusiones.

Además, sería interesante poner a punto otro proceso capaz de eliminar los antígenos Rh, de forma que la nueva sangre tuviera siempre un Rh- (negativo) que no induce la formación de anticuerpos y puede ser aceptada por cualquier receptor.
Bacterial glycosidases for the production of universal red blood cells
Henrik Clausen et al.
Nature Biotechnology, doi:10.1038/nbt129

2 comentarios:

pipistrellum dijo...

Supongo que esto abre una puerta a la posibilidad de hacer transplantes compatibles.
En el caso de los transplantes es mas complicado encontrar compatibilidades, ademas no son completas y hay que tomar inmunosupresores.

Por otra parte, supongo que al haber mas antigenos diferentes en los organos la investigacion se complica mucho.

Tambien, podra ayudar a conseguir transfusiones y transplantes de animales a humanos.
Una mujer ya estuvo transplantada 4 dias con un higado de cerdo, hasta que le pusieron uno humano definitivo.

Hilo en CPI

Azuara dijo...

La cuestión de los transplantes es algo más complicada, porque además del grupo sanguíneo intervienen muchos más antígenos.

De hecho, a los genes que codifican a estos antígenos (todos en el mismo cromosoma) se les llama "complejo mayor de histocompatibilidad", o "sistema HLA" en humanos. Para resumir, estos antígenos (glucoproteínas también) provienen de la combinación aleatoria de varios genes, así que son únicos en cada persona.

En la práctica lo que se hace es un estudio genético en el donante y el receptor, para ver el nivel de compatibilidad, el grado de parecido. Por otra parte, hay órganos que son más "especiales" que otro, no es lo mismo transplantar un riñón que médula ósea. Eso sí, de los inmunosupresores no te libras.

Lo de la mujer con el hígado de cerdo es muy interesante. Leí hace poco el caso de un hombre que ha vivido 10 años con un implante de células pancreáticas de cerdo que le suministran insulina. Aunque en este caso no es un transplante porque las células están completamente aisladas del organismo del hombre.

Comentar