PORTADA
CONTACTO | AUTORA | BLOG DEL BLOG | ESTADÍSTICAS| LOGOS Y BANNERS
Google

viernes, 17 de noviembre de 2006

El Reino Unido podría descartar el cuidado intensivo para los bebés muy prematuros

Eng

Los niños nacidos a las 22 semanas o antes no serán sometidos a cuidados intensivos, y se establecen condiciones para la reanimación de los que nazcan entre las 23 y 25 semanas de gestación (según la evolución del recién nacido).

Las propuestas del Consejo de Bioética Nuffield, elaboradas tras dos años de estudios y con el parecer de médicos, ginecólogos y profesores universitarios de diferentes especialidades, como la fisolofía, la ética y el derecho, han levantado polémica. El informe Nuffield destaca la inviabilidad de la mayor parte de los bebés nacidos de modo tan prematuro. De acuerdo con cifras obtenidas en Gran Bretaña, ningún bebé alumbrado a las 21 semanas de gestación sobrevive, y sólo lo hace un 1% de los nacidos a las 22 semanas. De los 300 niños nacidos a las 23 semanas, sobrevivieron el 17% y el porcentaje se elevó al 50% en los bebés con 25 semanas.

Entre 23 y 24 semanas, igualmente se desestiman de entrada los cuidados intensivos, a no ser que los padres dispongan otra cosa; su voluntad primaría sobre la del equipo médico, aunque éste podría oponerse a continuar el tratamiento si se demuestra inviable.

Entre 24 y 25 semanas debería procederse a la reanimación, a no ser que tanto padres como médicos estimen que la salud del bebé es tan precaria que no ofrece esperanzas de continuar con vida o que prolongar ésta supondría someterle a un excesivo sufrimiento. En caso de nacimientos por encima de las 25 semanas, los cuidados intensivos se aplicarían de modo ordinario.
El instinto natural es salvar la vida de todos los bebés, incluso si la posibilidad de supervivencia es baja. Pero no creo que siempre sea correcto someter a un bebé al especial estrés y dolor de un tratamiento agresivo si es improbable que el bebé mejore y la muerte es inevitable. Margaret Brazier, coordinadora del informe y profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad de Manchester
Por su parte, Vivienne Nathanson, responsable de ética de la Asociación Médica Británica, estima que no se pueden establecer normas tan taxativas como las aportadas por el informe Nuffield. Aún estando de acuerdo en que los médicos deberían contar con un marco más determinado para su actuación, advierte de que ningún caso de bebés de 22 o 23 semanas es el mismo.

Entidades de defensa de la vida se han levantado rápidamente contra el informe y la posibilidad de que sus conclusiones sean aplicadas. La Sociedad para la Protección de los No Nacidos teme que se trate de un primer paso para la eutanasia de niños con minusvalías.

:: New Scientist ::

Informe del Consejo de Bioética Nuffield


2 comentarios:

josemanuel dijo...

No quisiera estar en ese Consejo. Por un lado el instinto me dice que hay que darles una oportunidad, por otro, las cifras son tan rotundas, que no dejo de pensar en el sufrimiento de esas criaturas mantenidas con vida de forma artificial. Además, no hace demasiado tiempo, ví un documental sobre niños excesivamente prematuros -no recuerdo que tiempo tenían al nacer- cuya calidad de vida era realmente pobre. Claro, que también es cierto que era vida... distinta... pero vida. Repito, me alegro de no formar parte del Consejo. En éste asunto prefiero ser avestruz.

Azuara dijo...

Es un tema complicado, y te confieso que yo tampoco tengo una opinión definitiva.

Por un lado las estadísticas son cotundentes, y es cierto que los tratamientos que sufren estos bebés deben ser muy dolorosos. Pero por otro lado me queda una duda (incrédula que es una): y si este tema no tuviera alguna razón puramente económica...

Me consuela el hecho que los padres tengan la última palabra. Casi me parece lógico porque sospecho que los médicos no pueden negarse a hacer todo por la vida de un paciente.

Eso sí, lo que me ha dejado a cuadros es lo que ha dicho alguna asociación. Tienen miedo de que esto sea el primer paso para una eugenesia científica, que se maten directamente los bebés que nazcan con problemas. Asustando no se consiguen argumentos válidos, en mi opinión.

Comentar